Busca en este blog:

viernes, 11 de noviembre de 2011

El espino albar, espino blanco o majoleto.

Llegó la época de las lluvias a nuestra Sierra Sur de Jaén, época de frutos, época de acopio de víveres para animales como la ardilla o el lirón careto y la época de árboles como el espino albar, espino blanco o más comúnmente llamado en esta sierra majoleto o majuelo (Crataegus monogyna).

Se podría decir que es su segunda época de gloria...después de engalanarse con sus fragantes flores blancas en primavera, ahora en otoño se nos viste de un coqueto y atrevido rojo que le conceden sus carnosos frutos. Se muestra encendido en rojo y da color y contraste con los tonos ocres de esta estación en barrancos, prados, huertos y olivares...



Son muchas las propiedades beneficiosas en nuestro organismo si consumimos sus frutos, hojas, flores y demás en una deliciosa infusión...podríamos resaltar de este árbol de pequeño porte sus propiedades relajantes, sedantes, cardiotónicas, reguladoras de la tensión, diuréticas, etc...

También podríamos destacar su función de despensa previa al duro invierno para muchos animalillos que consumen sus frutos como aves, ratones, lirones, insectos...

Pero muy pocos sabrán que en la cultura celta este árbol marca los portales de entrada del Otro Mundo, señalando en que sitios podemos cambiar de mundo a la salida y ocaso del Sol...la verdad es que ya nos gustaría en algunos momentos poder cambiar a otro mundo más romántico que el que nos ha tocado vivir...cosa que solo es posible con nuestra imaginación a veces :-)


 El caso es que nos encontramos ante un árbol-arbusto muy conocido y abundante en nuestras sierras y que muchas veces pasa desapercibido a nuestra vista, y eso que su espinosa belleza no merece tal trato.

A partir de ahora, y como sugerencia, os recomiendo que cada vez que paséis por delante de un ejemplar como éste y os encontréis a la hora del amanecer o atardecer dejaros llevar por vuestra imaginación y pensar que os llevará a algún portal de Otro Mundo, donde, al menos por unos minutos los problemas de trabajo, políticos, económicos y familiares no existen...

¡Permitiros el ser felices por unos instantes sin más!
 ¡El espino blanco nos da la oportunidad!

5 comentarios:

  1. Dicen que nunca le caen rayos. Por eso los abuelos recomiendan que si sales al campo te claves una espina en la boina y así estarás libre de chispazos celestes. Yo te lo cuento como me lo contaron. Por si acaso. A ver cuándo paseamos por ese paraíso.

    ResponderEliminar
  2. Esta arbusto es precioso, sobretodo sus hojas, supongo que la puerta a otro mundo está en ese momento en el que los tonos de las pequeñas hojas son variados, translúcidos, suaves...

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios.

    César la de historias que se pueden contar de un solo arbol o arbusto son innumerables...siempre recordaré con cariño al Aderno de Epina y su bella y triste historia. Y a este paraiso estás invitado cuando quieras.

    Rafa, cuando la luz se hace más tenue, cuando los tonos rojizos resaltan los colores de esta planta, se abre el portal al Otro Mundo...solo hay que estar en el lugar indicado, en el momento preciso...

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. También se dice en nuestro pueblo que año de majuletas año de nieves...esperemos al invierno a ver que de cierto hay en este dicho popular...

    Saludos

    ResponderEliminar